Get Adobe Flash player

Sofía – la Capital búlgara que crece, pero no envejece

Un 3 de abril 137 años atrás Sofía fue declarada Capital de Bulgaria. Hoy en día la ciudad sigue evolucionando y convirtiéndose cada vez más en el centro cultural, económico, de Bulgaria. Ademas, la ciudad es el centro administrativo, de transporte y educativo del país, donde se concentra la sexta parte de la producción industrial de Bulgaria. Sofía es la sede de la Iglesia ortodoxa búlgara y cuenta con la Catedral de Alejandro Nevski, una de las catedrales más grandes del mundo ortodoxo.

Sofía es una de las capitales más antiguas de Europa. Fue originalmente un asentamiento tracio llamado Serdica. Durante un corto período del siglo IV A.C., la ciudad fue gobernada por Filipo II de Macedonia y su hijo Alejandro Magno. Tiempo después Serdica fue conquistada por los romanos. Se convirtió en municipio o centro de la región administrativa durante el reinado del emperador Trajano. Serdica fue la ciudad favorita del emperador Constantino el Grande (306-337), que dijo: «Serdica es mi Roma». En el siglo II, era el centro administrativo romano de Mesia. La ciudad fue destruida en la invasión de los hunos en el año 447. Fue reconstruida por el emperador bizantino Justiniano I. La ciudad formó parte del Primer Imperio Búlgaro durante el reinado del kan Krum en 809, tras un largo asedio. En aquella época, la ciudad ya se llamaba Sredetz por su importante situación geográfica, que la convirtió en una importante fortaleza y centro administrativo. Sofía ha tenido varios nombres en los diferentes periodos de su existencia, pero adoptó, finalmente, el nombre de la Iglesia de Hagia Sofía, una de las más antiguas de la ciudad. En 1382, Sofía fue capturada por el Imperio Otomano en el curso de las guerras búlgaro-otomanas después de un largo asedio. El 4 de enero de 1878 la ciudad fue tomada por las fuerzas rusas durante la guerra ruso-turca de 1877-78 y se convirtió en la Capital del Principado autónomo de Bulgaria en 1879, que se convirtió en el Reino de Bulgaria en 1908. Fue propuesta como Capital por Marin Drinov en 1879.

El escudo de Sofía está divido en cuatro partes. La imagen de la Iglesia de Hagia Sofía, de la cual la ciudad toma su nombre, está en la parte superior derecha y una figura humana del antiguo pueblo de Serdica, está localizada a la izquierda. Debajo a la derecha el dorado baldachin y la estatua de Apollo Medicus representando los manantiales de agua mineral alrededor de la ciudad, mientras que el lado inferior izquierdo muestra la reserva de Vitosha, la montaña al pie donde se localiza Sofía. En el centro se encuentra otro pequeño escudo donde aparece el León lamiendo, un tradicional símbolo búlgaro. Una corona de murallas y torres esta localizada en la parte superior del escudo. En la parte inferior está el lema de la ciudad: «Crece, pero no envejece». Las agregadas en 1928 ramas de laurel simbolizan la juventud, la perseverancia y el éxito.

Hoy en día Sofía es la Capital y la ciudad más grande de la República de Bulgaria. Con una población de 1.291.591 habitantes en 2011, se trata de la 14.ª mayor ciudad de la Unión Europea, y alrededor de 1.380.406 en su área metropolitana.

27 comentarios to “Sofía – la Capital búlgara que crece, pero no envejece”

Deja un comentario

*
Internet Televisión
Internet Televisión
Internet Radio
Haga clic aquí para ingresar
Podcast
Haga clic aquí para ingresar